Tecnicas de apareamiento

TECNICAS DE APAREAMIENTO Y SELECCION EN LOS CANARIOS DE COLOR

 Por: J .M. López de Elorriaga / Juez O.M.J. -C.O.M.

CONSIDERACIONES

          Con extraordinaria frecuencia, criadores de canarios de color preguntan, e incluso nos solicitan, la forma de aparear correctamente sus reproductores. Si exceptuamos a principiantes, a los cuales sí es posible dar unas directrices mínimas por la mayoría conocidas, resulta imposible hacer esto con criadores avezados y años de experiencia. Una cosa importante es que son ellos, propietarios de sus canarios, quienes mejor conocen o debieran conocer las variedades que cultivan y el comportamiento genético (resultados) de sus gamas o grupos de gamas. Cuando no es así, normalmente se trata de criadores que se cansan con frecuencia de sus pájaros, quitan todos, cambian de tipos, invierten grandes cantidades de dinero, etc., sin llegar a conseguir algo que merezca la pena.

          A mi juicio, tres son los factores fundamentales que en Canaricultura de Color debemos tener presentes para poder realizar unos apareamientos adecuados en aras de unos buenos resultados:

1. Conocimiento de los reproductores

2. Una línea (grupo de crianza) estable

3. Previsión (conocimiento) de los resultados

CONOCIMIENTO DE LOS REPRODUCTORES

          Es enormemente importante conocer los canarios con los que trabajamos, saber cuáles son sus defectos y sus virtudes y, dentro de lo posible, de qué cosa o cosas son genéticamente portadores. Se deberán observar muchos factores, no solamente aquéllos que afectan al color, también los de la pluma, la morfología, el carácter, etc.

LÍNEA ESTABLE

          Con esta denominación, queremos expresar un grupo o lote de canarios de cría, con características comunes. No es posible una crianza coherente con resultados óptimos, cuando se está permanentemente sustituyendo reproductores, incorporando nuevos, cambiando continuamente de gamas, etc. Creo sinceramente que es preciso, en la medida de lo posible, criar siempre con ejemplares de nuestro propio aviario, con el lógico cuidado de consanguinidad y una estricta disciplina en el control de anillas. Solamente habrá que incorporar periódicamente los mínimos canarios que necesitemos y siempre con el convencimiento de que serán capaces de aportar algo nuevo y bueno. Una línea estable es la única posibilidad de tener sistemáticamente buenos resultados. Para poseer una línea estable, es preciso una cantidad razonable de canarios de la misma gama y unos años de trabajo con ella.

 

PREVISIÓN DE LOS RESULTADOS

          Difícil puede ser realizar unos apareamientos adecuados si no se conoce cuál será el resultado o qué pretendemos que resulte. No se puede aparear "para ver que sale" pretendiendo que el producto sea bueno. Si de forma aleatoria se consigue en un determinado momento un buen producto, esto será casualidad y para obtener por casualidad buenos ejemplares, es obvio que se necesitan muchísimos reproductores. Por desgracia, en la mayoría de los casos, es éste el sistema que se utiliza o se pretende utilizar. Considero esto un gran error. En otras ocasiones, se cree que con buenos ejemplares (ejemplares de concurso) se obtendrán buenos resultados. Si así resultase, considero sinceramente que fue casualidad. Todos conocemos criadores que permanentemente están al acecho de adquirirlos de mayor puntuación en los concursos, pagando incluso grandes sumas, y también sabemos de ellos que sus resultados no son los apetecibles.

 

SELECCIÓN DE LOS REPRODUCTORES

          Se oye con mucha frecuencia: "es necesario tener mucha cantidad de parejas de una gama para obtener buenos resultados". Esta afirmación, muy gratuita, no tiene por que ser cierta, se trata simplemente de acaparar el mayor número de probabilidades de éxito. Si pensamos que solamente algunas parejas, unas pocas, serán las que den resultados aceptables, es obvio que solamente con haber tenido éstas hubiera sido suficiente; el resto sobraba o no hacía falta.

          Para llegar a un nivel de precisión que nos permita criar sólo con aquellas parejas cuyo resultado sea bueno, será preciso un conocimiento en la elección de reproductores que por desgracia escasea.

¿CÓMO SELECCIONAR LOS REPRODUCTORES?

          Definitivamente, ¡NO EXISTEN NORMAS DE APLICACIÓN GENERAL EN LA SELECCIÓN DE LOS REPRODUCTORES!. Solamente cuando se dispone de un conocimiento de la gama, de previsión de resultados y una línea estable, el criador puede llegar a dominar esta selección.

Un ejemplo:

          Es muy corriente, cuando algunos criadores solicitan un reproductor lo sea con la condición "que sea de pluma muy corta". Resulta evidente que éstos (la mayoría) poseen un problema que desean corregir (pluma larga) y esperan que la solución venga de otro u otros criadores. Existe la creencia generalizada que al plantear nuestras parejas de reproductores deben ser siempre con un criterio de compensación, así el resultado final se aproxima a lo esperado. Sin ánimo de querer entablar discusión ni llevar a nadie la contraria, quisiera afirmar que este planteamiento no es correcto.

          Volviendo al ejemplo anterior, quisiera desde aquí, preguntar a todos, ¿no preferirían Uds. un reproductor que mejorara la pluma al margen de si la que posee es larga, corta o mediana?

          Si la respuesta a esta pregunta la podemos adivinar, también podremos adivinar la siguiente pregunta del interlocutor, ¿y cómo sé yo que un reproductor determinado mejora el plumaje? ...Si Ud. no conoce sus reproductores, cuál o cuáles tienen ésta u otras propiedades, Ud. no los observa lo suficiente, los desconoce o no posee una línea estable y por lo tanto, no pueden obtener en términos generales buenos resultados.

APAREAMIENTO

          ”Una vez comprendido el apartado anterior y conociendo suficientemente la gama, está muy claro que realizar el emparejamiento no es labor difícil, sino todo lo contrario.

          Es verdad, que no siempre se dispondrá de todo lo necesario en el aviario, éste será el momento de buscar fuera de él e incorporar algún nuevo canario.

          En este nivel quisiera recalcar dos reglas que creo de oro:

1. No se trata de emparejar todo lo que tenemos. Sólo aquello que realmente creemos dará buen resultado.

2. No debemos nunca dejar el resultado al azar. Un criador debe saber de cuál o cuáles parejas obtendrá el mejor producto.

Aplicando estas dos normas, estoy totalmente seguro que después de realizado el emparejamiento, nos sobrarán buenos ejemplares y sin duda no sabremos qué hacer con ellos. Si no le sucede nunca esto, Ud. no realiza bien los emparejamientos, pues es prácticamente imposible que le cuadren; ¡los cuadra Ud.! Y sus resultados sean buenos o malos, son fruto de la casualidad.

ELEMENTOS y CONSIDERACIONES DE SELECCIÓN y APAREAMIENTO

          Muchos son los elementos o factores a tener en cuenta, por tanto serán objeto de estudio, consideración, observación, etc., de cara al tema que nos ocupa. Algunos afectan a la morfología, (anatomía, tamaños, formas, posturas, etc.), otros son más propios del color correspondiente a cada gama y dentro de éstas a su Variedad, Tipos y Categoría, (nivel de oxidación o dilución, presencias y/o ausencia de diferentes melaninas, distribución del lipocromo, localización, etc.). A continuación nombramos algunos aspectos, que sin ser todos creo de interés.

Forma:

Angulo Tamaño de cabeza (grande y pequeña).

Longitud de cuello (muy largo)

Pecho (poco o demasiado abultado).

Hombros (muy salientes).

Muslos (demasiado salidos).

Forma del pico (formas curvas).

Cruce de alas (mal ensambladas).

Cola desalineada (formando con el resto del cuerpo).

Tamaño:

Ejemplares grandes (tienden a sobrepasar el permitido). .

Ejemplares pequeños (penalizables).

Postura:

Pájaros de colocación muy vertical u horizontal.

Melaninas:

Diseño Melánico: Falta de oxidación (en los que corresponde). Falta de dilución (en los que corresponda). Falta de diseño en flancos. Diseños muy anchos.

Fugas o zonas de desmelanización (manchitas lipocrómicas).

Lipocromo:

Diseño lipocrómico; Pureza del lipocromo.

Categoría:

Categoría (Nevadura excesiva corros).

Plumaje:

Plumaje muy largo y ancho, Plumaje con zonas de rizos,

          Estos aspectos que hemos expuesto, y seguramente otros que no mencionamos, en la mayoría de los casos son de componente genético y por lo tanto poseen comportamiento mendeliano. No son compensables y aunque en primera generación desapareciesen por ser recesivos, no tardarán en aparecer y sin duda con gran proliferación. Si no seleccionamos de forma que se eliminen estos defectos, no hacemos una selección adecuada. En cualquier caso, habrá características de las enumeradas anteriormente que no serán de componente genético, que se deban a accidentes o condiciones ambientales, en tal caso está claro que no es transmisible a la descendencia.

NUEVOS PROCEDIMIENTOS DE SELECCIÓN Y APAREAMIENTO

          He afirmado rotundamente, que el proceso de selección y emparejamiento de los canarios de Color no es válido por un proceso tendente a la compensación, a pesar de ser uno de los sistemas más aireados, proclamados y recomendados.

          Actualmente, las técnicas de selección genética animal más en vanguardia se basan en la consecución de ejemplares probados y supuestamente mejoradores de determinada característica o características. Creo modestamente que éste puede ser el procedimiento que resulte actualmente más viable y con mejores perspectivas a medio plazo. Si podemos llegar a precisar de un reproductor, que mejora una o varias facetas, e incluso, en qué proporción lo hace, está claro que será un buen procedimiento.

          Desde estas líneas, quisiera proponer un sistema encaminado a este procedimiento de selección y apareamiento. Se basa en la premisa de que pueden existir reproductores que mejoren algún aspecto o aspectos de sus consortes. Si llegamos a localizar a éstos por un procedimiento de "prueba, tanteo error" podremos llegar a afirmar de él, que es un ejemplar probado.

Pensando que la detección de ejemplares probados puede ser labor de dos o más temporadas de cría y por razones de practicidad, creemos que es preferible la localización de ejemplares machos mejoradores. Partiendo inicialmente de buenos (los mejores reproductores de nuestro aviario) plantearemos lotes de 3 a 5 hembras y tres machos. Es posible que cada una de las hembras se aparee tres posturas, cada vez con un macho. Una vez concluida la campaña de reproducción, separaremos los productos de cada macho y podremos seleccionar aquél que dio los mejores resultados. Para la siguiente campaña, incluyendo, el macho y hembras seleccionados, se completará el lote con nuevos (buenos, los mejores) reproductores que podamos aportar y procederemos de idéntica manera.

          Al cabo de varias campañas el resultado será patente y, sin darnos cuenta, estaremos seleccionando en nuestro criadero líneas estables de tendencia mejoradora. Si además, observamos cuáles son las características que influyen en la mejora, podremos afirmar que los ejemplares de nuestra línea mejoran o ayudan esas características.

          Es evidente que serán precisos como mínimo dos o tres lotes de selección, un control riguroso de consanguinidad y una disciplina de trabajo seria y constante.

          Creo que este procedimiento de selección y trabajo es necesariamente de resultados mejores que las técnicas de apareamiento por compensación.

Inicio